Miércoles, 27 de Ene, 2021
Buscar en Marcasur Marcasur
Varios

Educación a distancia y la propiedad intelectual. ¿Por qué necesitan tomarse de las manos?

Vivimos un contexto en el que necesitamos pensar sobre las razones por las que la propiedad intelectual y la educación a distancia (EAD) necesitan estar juntas. Entérese del por qué es importante asegurar la protección del contenido de la clase en línea.

Educación a distancia y la propiedad intelectual. ¿Por qué necesitan tomarse de las manos?

Por Dra. Natália Struziato Aredes, David do Nascimento Advogados Associados

Vivimos un contexto en el que necesitamos pensar sobre las razones por las que la propiedad intelectual y la educación a distancia (EAD) necesitan estar juntas. El 18 de marzo de 2020, el Ministerio de Educación autorizó la sustitución de las clases presenciales por la educación a distancia para evitar la transmisión del coronavirus en las instituciones educativas. Desde entonces, los alumnos vienen utilizando vídeos para tener clases en líneas.

Aquí, proponemos una reflexión acerca del aumento de EAD en Brasil y cuáles son los aspectos que los servicios de educación necesitan inspeccionar en lo referente a la propiedad intelectual de los materiales y medios proporcionados a los alumnos.

Crecimiento del EAD

Aunque la educación a distancia sea obligatoria en virtud de la pandemia, Brasil ya registraba un aumento en la búsqueda por cursos EAD. Según el Censo de la Educación Superior 2018, realizado por Instituto Nacional de Estudios e Investigaciones Educativas Anísio Teixeira (Inep), Brasil registró 7,1 millones de vacantes EAD y 6,3 millones en cursos presenciales. En el mismo estudio, el 40% de los entrantes en cursos superiores han escogido la educación a distancia.

Esa opción puede justificarse por la comodidad, flexibilidad de horario, mensualidades más baratas y ahorro de tiempo que tienen los alumnos con la educación a distancia.

Educación a distancia y la propiedad intelectual

A pesar del crecimiento del EAD y las tecnologías con las que se dictan las clases, muchas instituciones se vieron sorprendidas en la pandemia, sobre todo las que ofrecen Educación Básica.

Un análisis sobre políticas de educación a distancia implantadas en la pandemia realizado por el colectivo Intervozes, junto a las organizaciones socias, ha mostrado que solamente un 15% de las secretarías de educación no usan tecnologías digitales. De las que han utilizado el EAD, el 10% utilizan sistema propio, el 50% unen plataformas públicas a empresariales y el 40% utilizan exclusivamente aplicaciones privadas. El estudio fue realizado en 26 estados, Distrito Federal, y siete capitales brasileñas (Cuiabá, Curitiba, Fortaleza, Manaus, Rio de Janeiro, Salvador y São Paulo).

Las clases EAD necesitan una metodología de educación, las cuales deben adaptarse para el medio digital y una plataforma que albergue los vídeos, lo que ya es utilizado por las instituciones educativas que ofrecían los cursos EAD. Mientras tanto, ante el rápido avance de la pandemia las escuelas y facultades que utilizan la metodología presencial no han tenido tiempo útil para estructurar las clases y muchas de ellas simplemente han filmado las clases y las pusieron a disposición de los alumnos.

Es en ese momento que hay que tener atención a la propiedad intelectual, que asegura una recompensa para el autor o los responsables de la creación de material producido por el intelecto.

Debido al fácil intercambio de materiales a través de medios digitales, es necesario que las instituciones educativas sean conscientes de los derechos que tienen sobre el material desarrollado para los estudiantes, así como las plataformas por las que circula. De esa manera, la educación a distancia y la propiedad intelectual necesitan ir de la mano, ya que la tendencia es que EAD crezca aún más en el país.

La Dra. Natália Struziato Aredes as abogada. Actúa como consultora de Marcas, Derechos de Autor, Comportamiento Anticompetitivo, Derecho Electrónico y Digital.

Marcasur Magazine
Marcasur Magazine - Edición Nº 79